Mi Primera Vez

Mi Primera Vez

Dedicado a todas aquellas personas que han sido maltratadas alguna vez, física o psicológicamente, y que hoy en día viven tranquilas por fin después de tanto sufrimiento.

Va por vosotras y por vuestra fuerza para aguantar y tirar de la familia a pesar de haber vivido con alguien que no sabía lo que valíais.

Día 1

Se llama Adán me ha dicho, puf, no sé si he hecho bien en dejarlo entrar en mi refugio, mi última experiencia acabó conmigo en un rincón, de cuclillas llorando día y noche. Dejé de salir, dejé de ponerle nombres a todo nuevo animal que encontraba, dejé de experimentar… dejé de vivir.

Reconstruirme ha sido costoso ya que las heridas que no dejan marcas a los ojos de los demás, son difíciles de curar. Recuerdo aquél día como si fuera ayer y jamás olvidaré la ayuda que me prestaron los leones. Ellos me conocían desde que eran cachorros, he jugado mucho con ellos. Les fue fácil identificar mi cara te terror. Se abalanzaron rápidamente sobre él y eso me salvó.

A pesar de todo he llorado mucho, me sentía culpable, incapaz de nada, inútil, tonta… palabras que en los últimos tiempos he escuchado a todas horas. Sin embargo después de salir de ese letargo recuperé mi esencia, mi luz y volví a disfrutar de todo lo nuevo y maravilloso que me queda por descubrir.

Fue entonces cuando un día paseando cerca de las cataratas, le vi. Iba a lanzarse al agua, me vio y me invitó a bañarme con él. Era tan parecido a la otra criatura que me asusté y me escondí detrás de un árbol. Así un día y otro día, hasta que sin más volvimos a encontrarnos y se sentó a mi lado. Me pareció respetuoso, con mucha conversación. “Me llamo Adán”- me dijo.

Empezamos a vernos más veces. Me sorprendió su ternura. Jugaba y experimentaba conmigo. A veces le molestaba que le pusiera nombre a todo lo nuevo que descubríamos tan rápido pero yo no le di importancia.

Día 60

Aún voy con cautela, llevamos viviendo juntos dos meses. Me llama la atención que podamos estar por las noches juntos,  sentados uno al lado del otro frente a un pequeño fuego hablando tranquilamente. Y los abrazos, adoro sus abrazos. A veces si estoy durmiendo se acerca sigiloso y me da un beso en la mejilla. Adoro ése momento, ni siquiera abro los ojos. Solo quiero olerlo, sentir su mejilla acercándose a la mía y su beso. Me maravilla, me sorprende, me entusiasma…sigo buscando la palabra para definir esto. Me siento perdida porque este mundo en el que estamos es tan nuevo que no termino de encontrar su nombre. Con lo fácil que me ha resultado poner nombre a todo lo demás, éste se me resiste.

Día 90

– Evaaa, Evaaaa… ¡dónde se habrá metido!

– Estoy aquíii

– Eva, ven, tengo que enseñarte una cosa. Ese líquido al que llamaste agua solo corre hacia abajo ¿quieres venir a verlo conmigo?

Día 360

!Ya sé qué nombre ponerle!

¡Síii, qué alegría!. Esto debe ser… AMOR.

Basado en el libro: “Diario de Adán y Eva” de MarK Twain

Anuncios

Un comentario en “Mi Primera Vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s