AVIONES DE PAPEL

Cada día doy un paso más, aunque cueste.

Cada día trato de levantarme con un poquito más de ilusión.

Juro que cada día lo intento. Te echo de menos.

Se echó a llorar frente a la ventana del jardín. Cuando se sintió mejor, se arregló y salió para empezar el día como hacía siempre.

Horas después al llegar a casa el porche estaba lleno de aviones de papel, una montaña inmensa.

Asombrada se sentó y empezó a deshacerlos. Allí estaba. Cada uno de esos aviones lanzaba una frase de ánimo, una lección de vida.

La última decía: “Espero que compartas tu vida con quien quiera que aparezca. Sé feliz”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s