LOS PASEOS DE BABETTE

Mientras trataba de comprender las razones que la habían llevado allí, el por qué de los desatinos y de las complicadas experiencias, Babette le perdió de vista. Cuando alzó la mirada ya no estaba allí. Miró hacia un lado, hacia el otro… ni rastro!. “Quizá era lo mejor”- pensó.

A lo lejos, alguien la observaba ocultándose entre las columnas que custodiaban las ninfas.

Fotografía de Pepe Añón.

foto-pepe-anon

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s